Francisco Franco. Petain. Murillo. Arte.

Cómo Franco estafó a Francia para recuperar la “Inmaculada“ de Murillo

En 1810, las tropas francesas instaladas en Sevilla durante la Guerra de Independencia, robaron indiscriminadamente buena parte del patrimonio artístico de la ciudad. El mariscal Soult se cebó especialmente con las obras de Murillo, ¿Dónde acabaron esas obras?

 

 

Durante los cuatro años que duró la invasión del ejército francés, en la ciudad de Sevilla, y también en las localidades vecinas, se llevó a cabo todo tipo de atropellos, hurtos y saqueos. Buena parte del patrimonio artístico de la ciudad acabó en manos francesas; decorando galerías, museos, o simplemente, las paredes de algún oficial francés. En total fueron saqueadas 999 obras de arte, incluida la famosa «Inmaculada» de Murillo que robó el mariscal Soult.

 

 

 

 

Los Franceses se llevaron “El Juicio final”, de la Iglesia de Santa Isabel; y, “Cristo servido por los Ángeles en el desierto”, ambos de Fancisco Pacheco. Actualmente se encuentran en el Museo de Goya, en Castres (Francia).

«El Triunfo de la Inmaculada» se encuentra en el Museo Louvre de París.

 

 

 

La «La Inmaculada» más famosa de Murillo

 

Realizada en 1685, la «Inmaculada concepción», fue encargada por Justino de Neve a Bartolomé Esteban Murillo, y adquirida posteriormente por el Hospital de los Venerables Sacerdotes de Sevilla en 1686.

 

 Hospital de los Venerables Sevilla. «Inmaculada concepción» de los Venerables, saqueada por Soult en 1813.

 

 

Y fue en ese lugar, donde el mariscal Soult la encontró en 1813, y la robó junto a otras obras de Murillo, pero también de otros artistas como Velázquez o Zurbarán.

 

La primera imagen es «El triunfo de la Eucaristía», de Bartolomé Esteban Murillo. Actualmente se encuentra en Faringdon Collection, Oxfordshire, Inglaterra.

La segunda es el «Entierro de Santa Catalina», de Francisco de Zurbarán que forma parte de una colección privada.

 

 

Después de los cuatro años de ocupación, los conventos e iglesias de Sevilla dieron cuenta de las pérdidas. Se contaron las obras de arte, plata y archivos robados. En total casi un millar de obras de arte desaparecieron, 999 para ser exactos.

 

 

Una colección española en el Louvre

 

Para mediados del siglo XIX, el Museo del Louvre contaba con piezas importantes en su colección de arte español. Y, en 1852, incorpora la “Inmaculada Concepción” de los Venerables.  Comprada en subasta pública por 615.300 francos, la cantidad más alta alcanzada por una pintura en esa época. Así pasa a formar parte del Louvre, junto a otras obras de Velázquez, el Greco o Goya, y piezas como la “Dama de Elche”, robadas durante la Guerra de Independencia.

 

Hospital Los Venerables Sevilla. Arte. Inmaculada. Soult.

La «Inmaculada Concepción» de los Venerables en su emplazamiento original en 2012.

 

 

El capricho de Franco

 

Este y otros tesoros procedentes de España se encontraban en Francia en 1940, durante el Gobierno títere de Vichy en la II Guerra Mundial. Varias obras procedentes del Louvre se habían trasladado al Museo Ingres de Montauban, para protegerlas de los bombardeos. Por entonces, Francisco Franco, se había hecho con el poder al terminar la Guerra Civil. El orgulloso dictador aprovechó el momento para reclamar parte de nuestro patrimonio robado, y en la lista, la primera obra de arte era la Inmaculada de Murillo arrebatada por el mariscal Soult.

 

Para negociar con ventaja, Franco explotó la posibilidad de que España apoyara en la Guerra a la Alemania nazi. Con esta premisa, el gobierno francés cedió el tan preciado cuadro de Murillo, eso sí, a cambio de un rescate no menos valioso.

 

Y aunque la “Inmaculada” de Murillo fue lo primero que se negoció. Al final, acabaron soltando también la «Dama de Elche», las coronas visigodas del tesoro de Guarrazar y el Archivo de Simancas. Todo, a cambio del tapiz de Goya, “La riña”, y dos cuadros:  el retrato de “Antonio de Covarrubias”, de El Greco; y el de “Mariana de Austria”, de Velázquez. Ambas obras tienen réplicas en el Museo de Prado por lo que el gesto fue visto como una estafa o un engaño.

 

Este intercambio desigual no sentó bien en el Louvre, que no volvió a retomar las relaciones institucionales con España hasta 1965. Sin embargo, Franco se sirvió de este triunfo como arma propagandística.

 

Inmaculada. Dama de elche. Franco.

La «Inmaculada» de Murillo y la «Dama de Elche», en el Museo del Prado el 27 de junio de 1941 – archivo regional de la comunidad de Madrid. Colección fotográfica Martín Santos Yubero.

 

La Inmaculada no volvió a Sevilla

 

Tras ser recuperada, la “Inmaculada concepción” de los Venerables, no volvió a su emplazamiento original. Fue llevada al Museo del Prado y ahí se encuentra actualmente. La obra volvió a ocupar su lugar en el Hospital de los Venerables, únicamente, durante la muestra “Murillo y Justino de Neve” en 2012. Desde entonces, ha habido muchos intentos por parte de la ciudad de Sevilla de recuperar la obra, pero el Museo del Prado ni se lo plantea.

 

Fuentes: www.museodelprado.es; «El retorno de la Dama de Elche» (2015), Cédric Gruat y Lucía Martínez.

 

Aquí te dejamos información sobre las exposiciones realizadas en Sevilla con motivo del 400 aniversario del nacimiento de Murillo.

Sorry, the comment form is closed at this time.

#Síguenos en Instagram